jueves, 23 de julio de 2015

Preferencia y elección

Puedes elegir seguir leyendo o quizá prefieras dejarlo hasta aquí. Suena polémico y lo es. La advertencia no es accidental.

Toda decisión conlleva a una elección. Toda elección conlleva una preferencia. Yo te elijo porque con determinación o por descarte te prefiero respecto a la otra(s) opción(es). Pudiera darse el caso (pasa mucho sentimentalmente) en el cual te prefiero, más no te elijo.

Yo preferiría vivir en Venezuela, pero elegí emigrar. Fue una decisión forzada en su momento, producto de otra decisión extemporánea. A fin de cuentas lo que elegí fue no seguir trabajando en PDVSA. Y con ellos nada es fácil, aunque digan que son puro amor: mi nombre en una lista negra y la expulsión de su paraíso rojo; tal cual pecador, vendepatria y traidor. La arrogancia juega para el otro equipo, por eso nunca diría que lo que me hicieron fue un favor.

“Si renuncias a nosotros te lo haremos pagar”. No buscan convencerte, sino asustarte.

“Te cerraremos cada puerta, no habrá vuelta atrás”. La amenaza como arma favorita.

“Fíjate como están quienes cometieron la misma estupidez que tu”. El desprecio al prójimo te eriza la piel. Son dueños del poder y lo confunden con la verdad.

Ha pasado tanto tiempo y aún no olvido ese día. ¡Quizá porqué no quiera hacerlo! Se me borró de la mente el catorce de junio del noventaynueve. En cambio, el veintiocho de diciembre del dosmilsiete prevalece. A estas alturas no se trata de: ¿sí hice lo correcto o no?, a veces el tiempo nunca tiene la razón. El trauma no fue fácil, trajo consigo manías y desconfianza. Las pesadillas no tenían nada que ver con mostros o muertes sino con arranques de planta y no hablaba dormido sino que escuchaba conversaciones por radio que solo tenían cabida en mi imaginación.

Los lugares comunes abundaban. La diáspora del dosmildos conseguía eco en mi situación. Una especie de repetición de aquel bochornoso capitulo. Las segundas partes nunca fueron buenas y en mi caso ni siquiera fue relevante. No odiar ni juzgar era mi divisa. Fue lo que me impuse como condicionante. No ser igual que ellos era mi imposición.

¿Y la familia? Tragó grueso. Nunca hubo un señalamiento, un regaño, una reclamación. Todo lo contrario; apoyo, solidaridad y consideración. De las amistades que dejé allá: colegas, paisanos, vecinos, cuasihermanos; todos tendrán su propia versión de la migración. Nunca faltará un patriota que vio mi decisión con malos ojos, pero elijo la otra parte de la manzana. No faltó quien con una mirada me dijera que nada fue igual desde que nos fuimos, que lo que yo extrañaba lo añoran los que se quedaron también.

Quiso el destino que así fuera. Cada elección conlleva responsabilidad. Trato en lo posible de que lo que yo prefiera no haga daño a alguien más. Ni héroe ni villano; ni ganador ni perdedor; ni fracasado ni exitoso; ni mediocre ni excelente; ni altruista ni egoísta; siempre habrá alguien mejor que yo. Solo soy un precedente, una historia a medio terminar, un pretexto ocasional.

jueves, 22 de enero de 2015

Mi Memoria y Cuenta


Venezuela, la asignatura pendiente de nuestra generación.

Un destino del cual no podemos desligarnos completamente por más que algunos así lo quieran hacer ver.

Un país que aun no termina de asimilar todo lo que le está sucediendo.

Una crisis que a diario te golpea, pero que siempre encuentra la manera de levantarte otra vez.

Un Gobierno que se hizo experto en sacar el mayor provecho posible a la desigualdad social que durante años se instauró.

Un Presidente que no está preparado para gerenciar un país tan complejo como el nuestro, pero que se afianza a las circunstancias para seguir allí.

Una mayoría que elige por capricho, y una minoría que no se termina de unir.

Una sociedad dividida entre ciudadanos y vivarachos que se ha inventado una manera particular de ser feliz.

Un territorio lleno de emboscadas, donde la suerte decide si hoy te va a ir mal o bien.

Un serengueti caribeño donde un montón de gente desconfía del prójimo y otro montón se restea, mientras los delincuentes que son minoría hacen el papel de depredadores.

Una aventura para unos y un riesgo necesario para otros. Una diversión de 2 horas y una resaca de dos días.

Una Caracas que seduce y un Coro que disuade.

Un sambil que te acelera y una alameda que te sosiega.

Una promesa eterna, una Venezia pequeña que no termina de hacerse independiente.

Una asignatura pendiente de la cual no puedo ni quiero prescindir.

martes, 25 de noviembre de 2014

¿Hago falta yo?


Llevaba (1, 2, 3,...) meses extrañando la lluvia. Y mientras añoraba la lluvia, también echaba de menos un montón de cosas más: la chicha con canela en la Plaza Bolívar, el café con leche dominguero, la empanada mañanera, y la pasta con mantequilla y queso, porque desde pequeño he asociado el comer pasta con lluvia, así como quien asocia el chocolate caliente con última noche.

En Coro los lunes se come granos, los viernes sopa y cuando llueve pasta.

Y de repente aquí llegó la lluvia. Ha llovido tres días seguidos. Y vi caer la lluvia, tomé foto y hasta me empape de ella, pero seguía faltando algo. No sentía esa sensación que a priori me esperaba. Así como cuando veo un postre a través del vídrio, tan crujiente, tan exquisito, pero al probarlo resulta ser un fiasco.

Entonces me dije: "falta la pasta con mantequilla y queso". Y me prepararon la pasta y me la comí, pero seguía faltando algo.

Ese algo que me falta se llama: ¡Venezuela!

Fuera de Venezuela nada es igual, ni siquiera la lluvia. ¡No es el mismo cielo!

Sigue faltando la plaza, el ruido, la brisa y a veces me pregunto si allá ¿Hago falta yo?

viernes, 8 de agosto de 2014

Malaya




Mi álter ego,

mi encuentro conmigo mismo,

mi refugio en la web,

mi paz frente al abismo.



Claro como el agua,

cambiante como el viento,

de correr y leer algo queda,

pensar es un alivio al sufrimiento.



La Soledad tiene sus encantos,

el precio es lo que lamento,

a veces un poco alto,

otras veces un aturdimiento.



Quisiera escribir sin roces,

poner las palabras como las pienso;

sentir que bailo sin música,

sin vergüenza, ni tropiezo.



No todos leemos lo mismo,

aunque lo escrito sea un testamento,

Cada quien interpreta a su manera,

yo lo hago según me siento.



Un poema y una flor,

no hay nada más cursi que eso,

me ganó mi lado débil,

malaya la fuerza del verso.

jueves, 17 de julio de 2014

Allá cayó


Un árabe me pregunta por un evento (permítanme el eufemismo) que ocurrió en mi país hace ya tiempo (permítanme el destiempo, pero en Venezuela somos de memoria corta y todo lo pasado va para el mismo saco).

¿Y cómo pudo pasar eso en un hotel cinco estrellas?

¿Es qué en Caracas no se puede ni caminar?

¿Cómo haces para regresar sano cada vez que vas allá de vacaciones?

Pues nada, le resumí lo que supuse pudo haber pasado, con mis respectivas elucubraciones y sutilezas.

Horas después, en mi mente vuelven a dar vuelta y vuelta aquellas imágenes que creía olvidadas. El alemán en el lobby del hotel vestido de traje, yace en el lujoso piso viendo como se le va la vida, reprochándose —tal vez— esa suerte de venir a morir tan lejos de su tierra como un pendejo; él tan exitoso, tan prolijo, acostumbrado a evaluar riesgos y mitigarlos, seguramente recibió más de una advertencia de sus colegas acerca de lo peligroso que suelen resultar estas ciudades tercermundista. Volviendo a su imagen, lo imagino calculando cuáles serían sus posibilidades de salir con vida de este desenlace. La frialdad emocional que le caracteriza le sugiere presionarse el abdomen con ambas manos, tratando de detener así la hemorragia que no hace más que teñirlo todo de rojo y de luto. En ninguna reseña encontré información acerca de su familia. ¡La protagonista de la tarde ronda el lugar!

A pocos metros de distancia, entre el asfalto y la descuidada jardinería está tendido el cadáver de su verdugo. A simple vista, un chamo mucho más joven que su víctima y que su victimario. La gorra medio puesta y el arma que lo incrimina. A pesar de su juventud, quizá no era la primera que incurría en una operación de este tipo. Acostumbrado a librarse de la muerte, actuaría por puro instinto y práctica. Sin un plan B en caso de que algo saliera mal. Rastrear a la presa hasta que sienta el impulso de atacar, besar la cruz que cuelga de la camándula y pedirle en su léxico a diosito que no lo deje pagando. Aferrarse a la bicha y entrar en acción. Qué pasó en los siguientes minutos es historia que de a poco pasará al olvido. ¡La muerte se apoderó del lugar!

La bicha después del ruleteo burocrático irá a parar a manos de otro joven dispuesto a jugarse la vida porque esa chamba alguien la tiene que hacer. Del otro lado del charco, otro ejecutivo europeo se toma una copa de vino en el lounge, esperando por el vuelo que lo llevará a Caracas, porque los rentables negocios que dejó el finado en curso no se pueden dejar fallecer.

A lo lejos tarareo aquella pegajosa canción: “…y dibujaron su muñequito e´tiza en la acera…”

lunes, 28 de abril de 2014

Lo que pudo ser...


Cuenta la leyenda que en aquel planeta en extinción a causa de la violencia, todos nacían con un don.

Hubo alguien que se quejaba de ser el único en no contar con un superpoder. En realidad él era inmune a las balas, pero como pasó toda su vida encerrado por temor a ser baleado, ¡nunca se enteró de que tenía ese don!

lunes, 31 de marzo de 2014

Garúa


Uno, tres, cinco segundos… detenido frente al semáforo cuando de repente me invade la sensación de que los carros que están a mi lado se comienzan a mover o, quizá soy yo quien se mueve hacia el carro que está detrás. ¡Todo pasa tan rápido! Por instinto presiono enérgicamente el pedal de freno, pero no percibo que el carro se detenga. Me aferro a la fuerza que pueda ejercer con mi pie derecho. ¡Me desespero!, las manos me sudan y a estas alturas soy un manojo de nervios. Cierro los ojos —tan fuerte como estoy pisando el freno— por fracciones de segundos y espero el ¡PUM!, que nunca llega.

Tres, cinco, 10 cervezas… nunca son suficientes para sentirme satisfecho cuando voy al bar El Garúa en Coro. Imposible no sentirse atrapado por un sitio que pareciera que contiene a toda una ciudad y su historia contemporánea dentro de esas cuatro paredes. La música, la gente, el ambiente es una pausa; un viaje al pasado en un presente que parece ir a la carrera en busca de un futuro que —a causa de los tropiezos— nunca llega.

Cinco, 10, 15 ojeadas… en menos de una hora le doy al teléfono. Ansioso por la espera de una noticia que según el horóscopo de cierta pitonisa virtual o el movimiento retrogrado de yo no sé qué planeta voy a recibir. No es que crea mucho en todo ese de coctel de supersticiones porque a fin de cuentas somos millones de personas nacidas bajo el mismo signo y a todos no nos va igual, pero resulta difícil convencerme a mí mismo de eso en medio de tanta desesperación. Cierro los ojos —hasta quedarme dormido— esperando la buena nueva que nunca llega.

10, 15, 20 veces… pienso lo que voy a decir antes de responder o comentar, no por temor a equivocarme sino más bien por precaución de no herir a terceros con mis palabras. Las consecuencias de mis errores van por mi cuenta, las de mis excesos se las anoto al costo de la fulana madurez que nunca llega.

Una, dos, tres, ocho, 13, 25, 37 víctimas… deberían ser más que suficiente. Vaya que es difícil sumar muertes. Se dispersan, se riegan como plaga. No consigo como rimar la suma con tanta resta. Cada uno de ellos ha perdido la vida luchando por una Venezuela que sentimos venir a lo lejos. Más temprano que tarde esos presentimientos se harán realidad porque la justicia siempre llega.